¿Qué es la distimia?

Para una persona que no conoce lo que es la distimia ni está familiarizado con los trastornos psicológicos, se puede decir que la distimia es similar, en un principio, con algunos casos de depresión.
que es la distimia
La razón fundamental por la que se confunde con los estados de depresión es porque está enfermedad está relacionada con síntomas de baja autoestima o sentimientos de tristeza. Pero en este caso, la distemia, también conocida como trastorno distímico, es una enfermedad de tipo genético que puede desarrollarse por el ambiente personal y de convivencia en la infancia.

¿Quiénes son más propensos a sufrir distemia?

Los estudios demuestran que la distemia aparece en muchas más mujeres que hombres. Tanta es la diferencia que los datos se aproximan a que son el doble de mujeres que de hombres quienes la padecen.

En términos generales se piensa que la distemia afecta a un 1,5% de la población adulta. La razón por la que no se conoce con exactitud el número de casos es porque muchos de ellos no están detectados correctamente, incluso pueden derivar a depresiones graves o a un trastorno bipolar, por lo que finalmente son tratados como tales.

¿Es posible evitar la distimia?

Aunque muchas veces se cree las enfermedades psicológicas no es posible prevenirlas, lo cierto es que en el caso de la distimia todo comienza en la infancia y en la adolescencia. Ya hemos comentado que la distimia tiene un gran componente genético, que no tiene que revelarse si no se dan las circunstancias que hacen que aparezca.

Síntomas de la distimia

En concreto, las personas que tienen distimia, además de tener este perfil en su código genético, habitualmente han tenido problemas de afecto en su infancia y adolescencia. Esto no quiere decir que la enfermedad aparezca en estas edades, sino que son los problemas que se han sufrido en las etapas más jóvenes las que florecen en la edad adulta. Por tanto, es en esta etapa cuando aparecen los síntomas relacionadas por la distimia.

En qué se diferencia la distimia de la depresión

Continuamente estamos relacionando la distimia con la depresión, por lo que muchas personas no son capaces de distinguir sus síntomas. Aun así, existen algunas claves que hace que estas dos enfermedades sean diferentes, sin tener en cuenta su procedencia:

Las personas que sufren distimia, aunque se sientan tristes o decaídas, pueden llevar una vida diaria normal. En cambio, las personas que tienen depresión tienden a sentirse mal y a no poder llevar las actividades que antes se consideraban en su vida como cotidianas.

Distemia y Ansiedad. ¿Hay relación?

La distimia no está relacionada con la ansiedad, habitualmente no da síntomas de agitación.

En la depresión, sobre todo en las severas, hay cuadros en los que el paciente piensa en el suicido. Esto no ocurre en la distimia, ni del suicidio, ni de otros pensamientos relacionados con la muerte.

En cualquier caso, si crees que sufres algún tipo de problema relacionado con tu estado de ánimo, lo mejor es acudir a un especialista. El psicólogo te realizará las pruebas oportunas para dictaminar la enfermedad que padeces y si es necesario un tratamiento.